Reconstrucción Facial Post-trauma
31 marzo, 2017

Birthmark on young woman's face, closeup

Extracción Lunares / Lesiones de Piel


Lunares

Los lunares normales son manchas y bultos marrones pequeños y comunes sobre la piel que aparecen en las primeras décadas de la vida en casi todas las personas. Pueden ser planos o elevados y generalmente son redondos y de forma regular. Muchos están causados por la exposición al sol. El adulto joven promedio tiene alrededor de 10 a 20 de tales manchas o bultos. Generalmente, los lunares normales (nevos melanocíticos) tienen las siguientes características:

 

• Lunar normal, simétrico. Color uniforme.


• Lunar normal, simétrico, borde parejo, pequeño, un tono de marrón.

Los nevos displásicos (lunares atípicos) son lunares benignos inusuales que pueden parecerse al melanoma. Estos lunares generalmente grandes son uno de los factores de riesgo más importante para el melanoma. Clínicamente, estos lunares pueden tener el aspecto de melanomas. Generalmente tienen las siguientes características:

• Nevo melanocítico atípico, asimetría, borde irregular, variación del color, diámetro mayor de 6 mm.


• El nevo multicolor tiene un aspecto en forma de guirnalda.

Forma: a menudo asimétrica (una línea trazada por el medio no crearía dos mitades correspondientes).
Borde: irregular o brumoso (el lunar se decolora gradualmente en la piel circundante).
Color: variación e irregularidad con áreas casuales y sutiles de tostado, marrón, marrón oscuro, rojo, azul o negro.
Diámetro: generalmente mayor de 6 mm (1/4 de pulgada), el tamaño de un borrador de lápiz, pero puede ser más pequeño.
Ubicación: más comúnmente en la espalda, el pecho, el abdomen y las extremidades; también puede producirse en áreas normalmente no expuestas como los glúteos, las ingles o los senos femeninos, al igual que en el cuero cabelludo.
Bulto: el agrandamiento de un lunar previamente estable o aparición de un nuevo lunar después de las edades de entre 35 y 40 debe crear sospechas.
Superficie: la porción central está a menudo elevada, mientras que la porción periférica generalmente es plana, a veces con elevaciones "guijarrosas" pequeñas.
Aspecto: muy variado; a menudo los nevos displásicos tienen aspecto diferente unos de otros.
Número: puede haber desde algunos pocos a muchos más de 100 nevos displásicos.

Tener lunares numerosos, ya sean atípicos o normales, es un factor de riesgo para el melanoma. No espere a que aparezcan signos de advertencia más serios de melanoma, tales como:

• Picazón
• Dolor
• Elevación
• Sangrado
• Costra
• Inflamación
• Exudado
• Ulceración
• Color azulado-negruzco

Cáncer de Piel

• Carcinoma basocelular:

Es el cáncer de piel más común. La exposición crónica a la luz solar es la causa principal de casi todos los carcinomas basocelulares que aparecen con mayor frecuencia en las partes expuestas del cuerpo: la cara, orejas, cuello, cuero cabelludo, hombros y espalda. No obstante, rara vez los tumores se desarrollan en zonas no expuestas.

No es un cáncer poco importante. Cuando son extirpados oportunamente, los carcinomas basocelulares se pueden tratar con facilidad en sus etapas iniciales. Sin embargo, cuanto más haya crecido el tumor, más extenso será el tratamiento. Aunque este cáncer de piel rara vez se expande o produce metástasis hacia los órganos vitales, a veces puede dañar el tejido circundante causando una destrucción y desfiguración considerable. Algunos carcinomas basocelulares son más agresivos que otros.

Cuando se extrae un pequeño cáncer de piel, la cicatriz es por lo general estéticamente aceptable. Si el tumor es muy grande, se puede utilizar un injerto de piel o colgajo para cubrir el defecto y facilitar al cicatrizar.

Tipos de tratamientos

Después del examen médico, el diagnóstico de carcinoma basocelular se confirma con una biopsia. En este procedimiento la piel se adormece primero con anestesia local, luego se extrae un trozo del tejido y se lo examina en el laboratorio con un microscopio para hacer un diagnóstico definitivo. Si se encuentran células tumorales, se requiere de un tratamiento. Afortunadamente existen diferentes métodos eficaces para erradicar el carcinoma basocelular. La elección del tratamiento depende del tipo de tumor, su tamaño, ubicación y profundidad de penetración, al igual que de la edad del paciente, su estado general de salud y el resultado cosmético probable del tratamiento.

La mayoría de las veces el tratamiento se puede realizar sin hospitalización, en el consultorio del médico o en una clínica. Por lo general, se utiliza anestesia local para los procedimientos quirúrgicos. Estos tratamientos producen un mínimo dolor o molestia, y rara vez se presenta algún malestar luego del tratamiento.

Escisión quirúrgica

Después de adormecer la zona con anestesia local, el médico utiliza un bisturí para extraer el tumor entero junto con un borde adicional de piel normal a su alrededor, como margen de seguridad. Luego, la zona se cierra con puntos y se envía el tejido escindido al laboratorio para su examen microscópico a fin de verificar que se hayan eliminado todas las células malignas.

Consejos para protegerse contra el cáncer de piel

Con una detección precoz y un tratamiento adecuado, el carcinoma basocelular puede ser curado en casi todos los casos. Pero la primera y mayor línea de defensa contra este cáncer y otros tipos de cáncer de piel es la prevención. De ahora en adelante, incorpore en su rutina de cuidados las siguientes medidas de seguridad respecto al sol:

• Busque la sombra, especialmente entre las 10:00 y las 16:00.
• Evite la quemadura solar.
• Evite el bronceado, y no utilice equipos de bronceado artificial.
• Si se expone al sol, vístase con prendas que lo protejan, incluso sombreros de ala ancha y gafas de sol con protección UV.
• Utilice un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) 15 o mayor.
• Aplique una onza – 30 gramos (dos cucharadas) – de protector solar por todas las partes expuestas de su cuerpo 30 minutos antes de cada exposición al sol. Reaplíquelo cada 2 horas o después de nadar o sudar mucho.
• Aleje del sol directo a los niños recién nacidos.
• Examine su piel desde la cabeza hasta los pies al menos una vez al mes.
• Visite a su médico cada año para realizar un examen completo de su piel.